La intensidad olfativa

  La “intensidad olfativa” sería sinónimo de “potencia aromática”. Cuando nos acercamos la copa de vino a la nariz y percibimos sus aromas sin dificultad, hablamos de vinos intensos o […]

 

Imagen de previsualización de YouTube

La “intensidad olfativa” sería sinónimo de “potencia aromática”. Cuando nos acercamos la copa de vino a la nariz y percibimos sus aromas sin dificultad, hablamos de vinos intensos o potentes en nariz. En caso contrario, hablamos de vinos cortos en nariz o planos, porque nos cuesta trabajo oler sus aromas o son poco intensos.

Para percibir el olor del vino damos a la copa un movimiento rotatorio porque de hacerlo a copa parada, solo notamos las moléculas olfativas volátiles que están en su superficie.  Agitándolo  notaremos cómo se incrementa su aroma.

Simplificando… es buena cosa que un vino huela mucho y bien.

Share